Criticas a la traduccion de La Iliada

descarga

Traduccion por Ian Johnston, 

Ian Johnston ofrece a sus lectores una traducción clara y comprensible, de la Ilíada que se presenta como una equivalente del original griego. Johnston capta el flujo del texto con la vista puesta en la exactitud y su público lector moderno. En última instancia, la Ilíada fue, en su idioma original, atrapado en el pasado, lleno de un lenguaje especializado y arcaísmos de las antiguas audiencias que fueron testigos de su actuación en directo. Sin embargo, Johnston ha reconocido que el mantenimiento de la lengua de Homero puede ser desventajoso para la instrucción en el entorno universitario. Sin recurrir a la jerga injustificada o peculiaridades hiperbólicos, sin embargo, ha logrado hacer historia de Homero cobre vida. En su lugar, ha tratado de captar el significado originario del texto en sí y se ha mostrado prudente y consistente en su tratamiento de los epítetos, las líneas que se repiten y otras singularidades de la épica homérica. Además, puesto que cerca de la mitad de la Ilíada se compone de discurso directo (con la intención de frenar la cadencia de acción y hacer hincapié en los momentos importantes en la trama), la práctica de Johnston de la imputación de estas secciones entre comillas es particularmente útil para el lector individual y para el salón de clases por igual. He utilizado la versión en línea en varias clases y ciertamente parecía mantener el interés de los estudiantes e inculcar la familiaridad con este centro clásico occidental. Por muchos motivos, entonces, no tengo ninguna duda en recomendar esta traducción, y sugiero que tiene un valor particular como texto para la escuela secundaria y universitarios adquisiciones nivel de pregrado.

 

La Helenizacion de Homero

Independientemente de las Invasiones Dorias y las Migraciones Jonias que dejaron asentadas nuevas comunidades en diversas partes del naciente mundo helénico —Creta, la Hélade, Asia Menor— con la misma onomástica geográfica (y sus historias correspondientes) que aquella presente a lo largo y lo ancho de la Península Itálica, ocurrieron movimientos “expansionistas” del nuevo mundo ilirio: los dardanios, quienes habían ocupado las fértiles tierras adyacentes al Escamandro (Neretva), entraron en territorios de Macedonia; los vardjaros de la delta del Neretva ocuparon las riberas del río Vardaro que atraviesa Macedonia diagonalmente… el nombre de Roma quedo asentado en el Bósforo, lugar que después llamado Bizancio y más tarde Constantinopla, y TROYA VIII quedo replicada a la entrada de los Dardanelos. (Véase información más detallada en GESTA TROJANORUM, abajo.)

Así, dos culturas, relativamente nuevas, de etnias y de temperamentos distintos —dos procesos evolutivos diferentes el uno del otro— eventualmente interactuaron:* se fundó Olimpia en 776 aC., donde el evento principal fue la carrera en el estadio a manera de emular el ir y venir de los dioses (planetas) del Olimpo; y mas o menos en estas fechas (con pauta en la arqueología de TROYA VIII) aparecieron en la escena griega unos hombres que se hacían llamar omerones, dueños de la Ilíada y la Odisea.

Las migraciones Jonias

Al poco tiempo despues de las Invasiones Dorias (±1,154 aC), eventos catastroficos en la región correspondiente a la suela de la bota italiana —severos terremotos acompañados de hundiemientos de la masa terrestre bajo el nivel del mar [1]— agregaron a la inestabilidad politica de la region y se produjeron las Migraciones Jonias a la Hélade y Asia Menor.

De Literatura y mas.

Musica, radio y literatura

De la relacion entre la literatura y otras artes. La música y la literatura están vinculadas de muchas maneras. Ambos implican una gran cantidad de creatividad e imaginación. Además, la literatura a menudo ha servido de inspiración para muchos compositores como Tchaikovsky y Prokofiev que han compuesto sus obras inspirados en Romeo y Julieta. El matrimonio de Mozart de Fígaro se inspiró en una obra de teatro francés. También es digno de mención, las obras musicales como óperas y ballets que requieren la escritura de libretos, competencias literarias e  imaginación, sin lugar a duda es una parte importante del éxito de una ópera o ballet. Por último, la música y la literatura se relacionan a través de la importancia que la estructura y el atractivo emocional tienen en ambos campos. La música tiene que hacer que un público sienta una cierta emoción, lograr un efecto deseado al igual que la literatura, el efecto que sentimos al escuchar musica de la radio. Esto en punto sencillos se específica cómo se relacionan la música y la literatura.

HOMERIZACION DE LA HELADE

En la medida que Homero encontró arraigo en el alma griega —es decir, en aquellos descendientes de no-troyanos (= dánaos) venidos a la Hélade de diversas comunidades aquí y acullá esparcidas a lo largo de la Península Itálica— así, paulatinamente, toda la onomástica geográfica asociada con aquellos quienes, en un tiempo, habían ido a la guerra contra Troya, fue asignada a tal o cual lugar de la Hélade. Culturalmente, dejaron de existir dánaos y troyanos, y la pregunta surgió sobre quiénes eran los pelasgos, y como se distinguían éstos de los helotas, la población autóctona.

Los griegos fácilmente pudieron identificarse con la Ilíada (aunque erróneamente), por ser descendientes de dánaos que alguna vez habían ido a la guerra contra Troya, y, en tiempo, fueron asignando toponimia de menor importancia asociada con celebres ciudades conocidas de Homero, Esparta, Atenas, Argo, y muchas otras, a lugares donde parecería razonable que hubiera existido tal o cual población durante esa remota época. No pudo la audiencia de Homero quedar más que perfectamente azorada del vastísimo caudal de información arrojada por esas hermosísimas épicas, y, paulatinamente, la Hélade quedo completamente homerizada.

En lo que se refiere a la Odisea, los griegos no pudieron identificarse con la línea narrativa en forma substancial: teóricamente, la Odisea debió haber ocurrido en aguas del Egeo, o por lo menos, el Mediterráneo Occidental, en la región general entre Troya en el noroeste de Asia Menor y la isla de Itaca a la boca del Golfo de Patras en la Hélade oriental; en vez, la intelligentsia griega endoso la idea que Odiseo vago sin rumbo en aguas del Mediterráneo Oriental, ya que nunca pudo encontrar alguna justificación plausible para relacionar sus desventuras con tal o cual lugar en el Egeo o Mediterráneo Occidental, sencillamente porque Troya —o, mejor dicho, Iliria— jamás exporto población o geografía, ni mucho menos los mitos, leyendas e historias concomitantes, al Egeo o la costa de Asia Menor.

Si ciertamente se puede afirmar que existen islas en el Egeo con nombres estrechamente asociados con Troya desde la remota antigüedad —Lesbo, Lemno, Imbro, Ténedo— donde acontecieron algunas desventuras de Odiseo, también, ciertamente, se puede afirmar que no se transfirieron estas asociaciones míticas, legendarias, históricas, ya que, al transferirse nombres del Adriático al Egeo, las islas dejaron de formar parte de una geografía troyana, y quedaron solo como identidades o unidades culturales sin ninguna razón especifica para entenderlas como islas “troyanas”.

Así, Homero quedó “guliverado” a un contexto de Asia Menor, sujetado, inmóvil, impotente en arrojar ni una jota de información fidedigna; el mundo académico lo examina detenidamente y, por fin, cuando parece haber una panorama estable y un consenso general sobre tal o cual relativo a Homero, un vistazo de reojo nos dice: “algo anda mal…” ¡Claro, que algo anda mal, es la premisa!

El contexto historico

El escenario histórico (es decir, la concatenación de eventos en una línea de tiempo) de lo que la Ilíada y Odisea narran, se divide en tres tiempos, a saber: aquello acontecido anterior a la Guerra de Troya, la Guerra de Troya en sí, y aquello que aconteció posteriormente.

CRONOLOGIA COMPARATIVA

I. DESPLAZAMIENTOS NORDICOS
V. EL RETORNO DE ODISEO
II. EL MEDITERRANEO AQUEO
VI. EL NUEVO ORDEN ILIRIO
III. ALIADOS TROYANOS
VII. EXPANSIONISMO ILIRIO
IV. LA GUERRA DE TROYA
VIII. LA HELENIZACION DE HOMERO

GESTA TROJANORUM (Hechos de los troyanos)

Lo que somos hoy, nuestra Civilización Occidental —el flujo permanente de las multiples facetas de diversas fronteras economicas y politicas, de etnias y lenguajes, y hasta de credos religiosos— tiene, a decir verdad, raíces históricas en la dispersión a los vientos del Imperio Troyano hace unos tres mil años. Desde la Caída de Troya muchas coronas han ido y venido, la decadencia anterior siempre repuesta por nuevos estados mejorados, aunque no siempre exitosamente o por largo tiempo; pero, inexorablemente, la Civilización Occidental ha tomado la sustancia de su tejido social —su herencia espiritual— de una única Tradición Troyana que eventualmente encontró y caso con una Tradición Judeocristiana enteramente independiente. Solo dos hechos, como células cancerosas, se han reproducido dentro de esta, nuestra Civilización Occidental, para vejarla y destruirla: la creacion del Islam y el invento del Marxismo-Leninismo, ambos organos de creencia irracional que han mostrado como logro singular ser la reducción sistemática de la humanidad a la pobreza y a la esclavitud.

La Biblioteca de Alejandria

ZENODOTO DE EFESO: primer director de la Biblioteca (±284), se propuso clasificar a los poetas épicos y líricos, algunos de los cuales editó. Produjo un Glosario homérico en el que frecuentemente adivinaba el significado de palabras difíciles, aunque esto abrió el camino para el estudio académico de la lengua. Sus recensiones de la Ilíada y Odisea, en las que por primera vez se dividen en 24 cantos, represento el primer intento metodológico de rescatar el texto homérico original por medio de la comparación de varios manuscritos. Señaló con un óbelo las líneas de las cuales dudó de su legitimidad, y altero el texto con la transposición o abreviatura de versos, la introducción de nuevas lecturas, y en ocasiones hasta la inserción de líneas nuevas, y la extrema subjetividad de sus juicios lo hicieron un tanto brusco con sus correcciones.

APOLONIO DE RODAS: probablemente sucesor de Zenodoto, fue importante figura literaria, autor de varias obras (ya perdidas) que reflejan su interés en asuntos históricos. Escribió una monografía, Contra Zenodoto, que pone a Homero en otra luz, pero paso a la fama con su celebra Argonáutica (obra que se piensa no fue bien recibida al principio, aunque posteriormente en Roma Imperial gozó de excelente prestigio), en la que se narran las peripecias de Jasón y los argonautas, o marineros de la nave Argo, en un contexto de geografía homérica. Es con la Argonáutica que se siembra la primera inquietud sobre la historicidad de la Ilíada y Odisea (es decir, la existencia histórica de Troya) al hacer llegar a Orfeo a la sede de su reinado literario y espiritual.

ERATOSTENES DE CIRENA: discípulo de Calímaco y Lisanias, aceptó la invitación de Toloméo Euergetes a reemplazar a Apolonio de Rodas como director de la Biblioteca. Fue el literato más versátil de su época, y fue el primero en hacerse llamar filólogo. En crítica literaria, se opuso a la interpretación alegórica de Homero, sosteniendo que el poeta deseaba agradar, mas no instruir. Su interés y habilidad con numeros lo llevó a calcular la fecha para la Guerra de Troya en 1,183 aC.

ARISTOFANES DE BIZANCIO: discípulo de Zenodoto, Calímaco, y Eratóstenes, reemplazó a Eratóstenes como director de la Biblioteca ±194 aC. Fue literato de amplísimos conocimientos, famoso por sus investigaciones lingüísticas, literarias, textuales, y científicas, y por su estudio sistemático de puntuación y acentuación. Sus ediciones de la Ilíada y Odisea fueron aún más avanzadas que los trabajos de Zenodoto y de Riano. A pesar de algunos caprichos y necedades debidos a un método subjetivo de crítica, su trabajo mostró gran agudeza crítica; por ejemplo, fue el primero en ubicar el final de la Odisea en xxiii, 296. En sus críticas textuales usó símbolos para mostrar sus dudas sobre la legitimidad o insatisfacción de versos.

ARISTARCO DE SAMOTRACIA: de la escuela de Aristófanes de Bizancio, fue sucesor de Apollonio de Rodas (±153 aC.). Se le consideró el más amplio y científico investigador académico, con trabajos en etimología, gramática, ortografía, literatura y crítica de textos. Fue llamado gammatikotatos, “muy correcto”, y su nombre con frecuencia se ha usado para tipificar al académico completo. La escuela que fundó tuvo muchos elocuentes discípulos, y perduró hasta el Imperio Romano. En sus recensiones críticas del texto de la Ilíada y Odisea usó símbolos para señalar sus suspicacias sobre la legitimidad de versos, repeticiones erróneas, orden confuso de versos, y demás. La disiecta membra (partes esparcidas) de sus comentarios sobrevivientes en escolios medioevales permiten la reconstrucción de su aparato de signos críticos. Su proceder en relación a problemas homéricos muestra mayor cautela que la de sus predecesores alejandrinos, ya que procuró remover corrupción, conjetura, e interpolación, mediante la escrupulosa referencia a los mejores textos y estudio detenido del lenguaje homérico y métrica, por su fino sentido literario, por énfasis en los requerimientos de consistencia y propiedad de conducta ética.